Garachico

Pulse para ampliar imagen

Vista panorámica desde El Tanque

(Pulse para obtener imagen completa)

Este artículo, fue publicado por el Magazine de La Vanguardia el día 10 de noviembre de 1996. (Me siento orgulloso, tanto del texto como de las fotografías y muy especialmente el haber contribuido a la difusión de ese bello lugar). 


GARACHICO, A LA SOMBRA DEL TEIDE

A lo largo de 1996, Garachico celebra su quinientos aniversario con todo tipo de actividades culturales y proyectos de futuro.

La villa tinerfeña de Garachico fue fundada por el banquero genovés Cristóbal de Ponte, en 1496, y se convirtió en el primer puerto de Tenerife y uno de los más importantes de Canarias. En 1996 ha cumplido quinientos años y los está celebrando por todo lo alto. 

 

Pulse para ampliar imagen

Vista panorámica del barrio de La Caleta (al fondo Los Silos).

(Pulse para obtener imagen completa)

Las mercancías que partían de su puerto, especialmente el vino, iban destinadas a las Américas, meta de muchos colonos cuyos descendientes regresarían después a la tierra de sus antecesores.

Es fácil encontrar entre los garachiquenses a descendientes de Cuba o Venezuela (Simón Bolívar tiene su estatua preferente en esta villa, ya que sus antepasados eran de Garachico). Con este ir y venir de Garachico a las Américas, al final no se sabe si fueron los tinerfeños quienes emigraron (el fenómeno alcanzó su punto culminante en los años 20 y 40), o si fueron las Américas que vinieron a Garachico. Lo cierto es que sus gentes son una exquisita amalgama de isleños y centroamericanos, que no han olvidado el auténtico espíritu y origen guanche que impregna todo el archipiélago. No es de extrañar, pues, que la palabra "guagua" (autobús) sea comúnmente utilizada en Cuba, las Canarias e incluso en Cádiz.

 

Pulse para ampliar imagen

Rincón de la Plaza Mayor

(Pulse para obtener imagen completa)

Garachico se puso bajo la advocación de San Roque a causa de la peste que asoló a sus gentes a lo largo de cinco años (agosto de 1601 a 1606). Tal es la devoción al santo que ya no sorprende a quien conoce a los garachiquenses cómo suelen persignarse jóvenes y mayores al pasar por delante de la ermita del santo, justamente a la entrada del pueblo. Y no es casual que sea Roque uno de los dos nombres más comunes en el municipio. No sólo porque alude al santo patrón sino porque así ha sido también bautizada la inmensa roca que desde el mar preside su costa. Otro nombre popular es Daute, como se llamaba el territorio en la época de los menceys guanches. El esplendor y florecimiento de la villa durante la época del genovés Cristóbal de Ponte fue tal que, recuerda el historiador garachiquense Carlos Acosta, había incluso una calle hecha de mármol de Carrara en la cual solamente los nobles podían poner el pie, exceptuando los viernes, día en que se permitía a los pobres pisar el mármol para pedir limosna. Desafortunadamente, no sólo la calle sino el pueblo entero fueron sepultados por la erupción del Teide en la primavera del 1706. El río de lava que descendió por las laderas del gigante ocultó y destruyó para siempre ese suntuoso pasado arquitectónico, engullendo en un sepulcro de magma todo un pueblo, sus gentes, sus monumentos, e incluso un galeón que estaba anclado en su puerto cargado de preciosas joyas y oro. Los garachiquenses no renuncian a la esperanza de rescatar de su prisión de piedra esa nave casi legendaria. Como el ave fénix, Garachico resurgió de su desgracia, convirtiéndose en insólito paraíso construido sobre lava negra. Su casco antiguo ha sido declarado de interés cultural como lo fue en su día Santillana del Mar en Cantabria. La medalla de Oro a las Bellas Artes (concedida en 1980) es también un elocuente reconocimiento de su recuperada belleza y de la inquietud cultural de sus habitantes, que se está revelando en su dimensión más plena con motivo de la celebración del 500 aniversario de su fundación.

Pulse para ampliar imagen

Luz africana en Garachico

(Pulse para obtener imagen completa)


Regresar a Tenerife

Regresar a Tenerife

Regresar a Islas Canarias

Regresar a Islas Canarias

Página siguiente

Página siguiente

  © Copyright 1998-2017 Isidro Gutiérrez.





.