(continuación)


Pulse para ampliar imagen

Romería de San Roque

(Pulse para obtener imagen completa)


Al campesino tinerfeño, un tanto desconfiado, que, como reza la canción, "siempre piensa lo que dice pero nunca dice lo que piensa", se le llama mago. Así pues, la fiesta por excelencia en Garachico no podía ser otra que la de su santo patrón san Roque, el 16 de agosto. Principia ya entrada la noche, con el baile de magos, en la plaza principal, y prosigue con la romería a la ermita. A dicho baile tan sólo está permitido asistir con traje de mago o maga (tan riguroso como el frac en la entrega de los Nóbel). Alcalde y barrendero, joven y anciano, rico y pobre, isleño, peninsular y extranjero, rompen sus barreras ideológicas, sociales, idiomáticas y se convierten en un solo pueblo. Hasta los reporteros gráficos y los cámaras de televisión tienen que respetar la norma. La experiencia es única e inenarrable. Mejor ir provisto de una cesta de picnic para mantenerse en pie durante las largas horas de fiesta y romería. Si usted es forastero, no se preocupe. Alguien desconocido le invitará a compartir su comida (generalmente tortilla, asado de carne, arepas, papas arrugadas y mojo picón). Se ha de comer poco a poco a lo largo de toda la noche. Ese, tal vez, sea el truco para asimilar los incontables vasos de ron que separan de la madrugada. A los primeros albores, aquellos que han podido resistir toda la noche de baile al ritmo de las orquestas de salsa se encaminan hasta San Roque para ver salir el sol del nuevo día.

Gran parte de la juventud de Garachico ha hecho suyos los valores de los guanches, ese misterioso pueblo que habitó las islas. Andrés Lorenzo, de 20 años, presidente del Club de Surfing Daute, comenta que los garachiquenses que practican este deporte han hecho del ecologismo una bandera. Defensores del medio ambiente, luchadores incansables contra toda iniciativa turística que pueda dañar el entorno natural, estos chicos y chicas han hallado en el ecologismo y el deporte una razón más para vivir. "No basta con decir no a la droga —comenta Andrés— porque para decir no, hay que saber decir sí a la vida".

Pulse para ampliar imagen

Grupo de jóvenes surfistas

(Pulse para obtener imagen completa)

Hasta hace poco la juventud de Garachico tenía que emigrar a las zonas más desarrolladas del sur de la isla en busca de trabajo. Ahora se están poniendo los cimientos de lo que pronto será una fuente de recursos laborales, humanos y culturales: el turismo alternativo. Su alcalde, Ramón Miranda, ha anunciado con gran entusiasmo la inauguración en noviembre de El San Roque, primer hotel de turismo alternativo de alto "standing" de Garachico, con 40 camas. A lo largo del próximo año se restaurarán otras espléndidas casas solariegas con el objetivo de transformarlas en albergues y hoteles. La ley impone un respeto absoluto de la riqueza histórico—arquitectónica del casco antiguo de la villa e impide así una construcción anárquica y desacorde con el conjunto histórico urbano. Naturalmente, ello no es óbice para que se estén eliminando las barreras arquitectónicas que limitan el desplazamiento de los discapacitados.

Pulse para ampliar imagen

Iglesia de Santa Ana (El Puerto de la Cruz, al fundo)

(Pulse para obtener imagen completa)

Recomendable es pasear a la orilla del mar a lo largo de la avenida Adolfo Suárez (enamorado de Garachico e hijo adoptivo de éste), y disfrutar de unas únicas y deliciosas arepas de la arepera El Roque. Las arepas, un plato traído por los canarios que emigraron a Venezuela, están hechas de maíz salcochado y molido con huevos y manteca, y se rellenan a modo de panecillo con carne o queso y lechuga.

Sería injusto cerrar este capítulo sin mencionar la comida típica canaria del Asador Daute, ni los zumos de los exuberantes frutos isleños como la naranja canaria y la tropical papaya, que tan sólo Nieves en su Dulcería es capaz de ofrecernos con esa tierna pregunta: "¿Qué te preparo, mi amor?".

Pulse para ampliar imagen

Quinta típica tinerfeña

(Pulse para obtener imagen completa)


DATOS: Garachico, en el extremo noroccidental de la isla de Tenerife, tiene 6.000 habitantes. Dista de Santa Cruz de Tenerife 60 kilómetros, 20 de Puerto de la Cruz y 48 del aeropuerto de los Rodeos.

QUÉ VER: El apacible barrio viejo, así como varios monumentos de interés, entre los que destaca el castillo de San Miguel del siglo XVI, las iglesias de Santa Ana y San Francisco y el convento de Santo Domingo, hoy Museo de Arte Contemporáneo.

CÓMO LLEGAR: La mayor parte de las agencias mayoristas disponen de paquetes para Tenerife, y una vez en Tenerife lo más económico es alquilar un vehículo, lo que puede hacerse a partir de 3.500 pesetas/día. (precios 1997)

INFORMACIÓN: Centro de Iniciativas Turísticas (CIT). Tel. 922.13.34.34


Regresar a Tenerife Regresar a Tenerife

 © Copyright 1998-2017 Isidro Gutiérrez.





.