Sinceramente, Federico García Lorca

Línea roja

Ballet del Gran Teatro de la Habana


Idea Original y Dirección General: Lizt Alfonso

Dirección Musical y Arreglos: Lourdes Santiesteban

"Sinceramente, Federico García Lorca",


Atardecer de una bailarina. Una bailarina medita sobre el personaje que le han asignado representar. Es su primer protagónico y debe representar a Federico García Lorca. Está presa de múltiples interrogatorios. Un extraño personaje se le acerca y al descubrir las angustias de la joven se ofrece a ayudarla, invitándola a recorrer la vida y la obra del poeta.

Por las calles cantan y bailan La casada infiel

Yerma y sus atardeceres. En un atardecer cualquiera, Yerma junto a la Bailarina-Poeta evoca:

Pulse para ampliar imagen

¿Cuando mi niño vas a venir?
¡Cómo me duele esta cintura
donde tendrás primera cuna!

Ese mismo atardecer unas amigas llevan a Yerma al río donde lavan sus ropas.

Pulse para ampliar imagen

Las ropas de mi niño
vengo a lavar
para que tome el agua
lecciones de cristal

En un atardecer más lejano, el Poeta y Yerma tratan de encontrar el final de la obra. La muerte les muestra el camino.

Pulse para ampliar imagen

¡No os acerquéis, porque he matado a mi hijo,
yo misma he matado a mi hijo!

Pulse para ampliar imagen

La boda en un atardecer. Despierta la novia
que por los campos viene
rodando la boda.

Pulse para ampliar imagen

Las amigas de la Novia vienen en su búsqueda. La Madre y la Novia dialogan sobre la vida en el matrimonio. Cada una desde su posición. La muerte acecha.

Y no hay minuto del día
que estar contigo no quiera

El poeta va tras la Novia que ha huido con Leonardo. La muerte va tras la Madre.

Entre las dos y las tres se mataron los dos hombres del amor
Con un cuchillo... con un cuchillito.

Pulse para ampliar imagen

Rosita busca el atardecer. El poeta descubre a Rosita
Cuando se abre en la mañana
roja como sangre está.
El rocío no la toca
porque se teme quemar.

Rosita, dispuesta a salir, es interrumpida por la llegada de sus amigas las Manolas y las Ayolas, con quienes danza El lenguaje de las flores.

Las flores tienen su lengua
para las enamoradas

Transcurren los años, la soledad y la vejez transforman a Rosita, a quien el Poeta rescata de la Muerte.

Mientras los aires se van,
en la raya de lo oscuro
se comienza a deshojar.

Pulse para ampliar imagen


Regresar a Teatro Regresar a Teatro

© Copyright 1998-2017 Isidro Gutiérrez.