LOS MOZOS DE MONLEÓN

 

Con gran dolor, dedico esta poesía que musicó Federico, a todas esas y múltiples "malas madres", que siendo su matrimonio un fracaso para ellas, se desquitan "devorando" a su hijo, el cual habrá de ser lo que a ella le salga de sus soberanas nalgas.

 

Por desgracia, cuántas veces he oído en boca de esas llamadas madres, frases tales como: "Antes muerto, que maricón", o "Antes muerto, que casarte con esa fulana"

 

Luego, a lo largo de la vida, su deseo y al mismo tiempo sentencia, acaba por cumplirse. (Constato que soy testigo de muchos casos)

 

Federico -que lo suyo tuvo que sufrir-, supo con esta canción resumir en poesía todo el desprecio que se merecen esas mal llamadas madres.


A Gibran A Literatura